Escenario 1: Por teléfono

Sam recibe una llamada telefónica y tiene que decidir cómo responder. ¿Cuál piensa usted que es la mejor alternativa?


Sam recibe una llamada telefónica de su compañía de electricidad local. El representante de servicio al cliente le explica que hay una oferta especial, por tiempo limitado, de un foco de luz especial que reducirá la cuenta de electricidad de Sam hasta en un 80%. Para garantizar el pedido, Sam tiene que dar su número de cuenta, su dirección y un número de tarjeta de crédito. Ella le explica que, debido a la popularidad de esta oferta, Sam debe responder en el mismo momento de la llamada o se perderá la oportunidad. ¿Qué debe hacer Sam?
¡Inscribirse para recibir la oferta! Sería un grave error perderse grandes ahorros en una cuenta mensual.

Las consecuencias de su elección

Vea las consecuencias de esta elección para Sam y el comentario de cada instructor.


Sam “¡Ay, creo que cometí un gran error! ¿Cómo sé que ella era de la compañía de electricidad? Si lo era, habría tenido ya mi número de cuenta, ¿no? ¡Y también le di mi número de tarjeta de crédito! Ahora me temo que todo haya sido una estafa”.
Usar su tarjeta de crédito para comprar los focos, pero no dar su número de cuenta de cliente.

Las consecuencias de su elección

Vea las consecuencias de esta elección para Sam y el comentario de cada instructor.


Sam “Sonaba a gran negocio, pero yo tendría que haberlo pensado dos veces antes de darle mi número de tarjeta de crédito. ¡Ahora estoy preocupado! ¿Quién sabe si realmente ella pertenecía a la compañía de electricidad? ¿Qué pasa si me roban el número de tarjeta de crédito? Yo tendría que haber verificado con la compañía y pedido un nombre y número para llamarla de nuevo”.
Llamar directamente a la compañía de electricidad usando el número de teléfono que usted sabe que es correcto.

Las consecuencias de su elección

Vea las consecuencias de esta elección para Sam y el comentario de cada instructor.


Sam “Llamé a la compañía de electricidad yo mismo, al número que aparecía en una factura anterior. ¡Ni siquiera venden focos! Sólo uso mi tarjeta de crédito por teléfono cuando yo hago la llamada, y nunca cuando un desconocido me llama a mí. Si alguien me presiona para que compre algo, lo tomo como una advertencia. ¿Qué prisa hay? Si no pueden contestar antes a todas mis preguntas, no les hago caso. De ninguna manera les voy a dar ningún dato financiero mío. Es lo único que sé”.
Enviar
Haga clic en el botón Siguiente para continuar.
Escenario 1: Por teléfono Escenario 2: Un mensaje de correo electrónico urgente