¿Qué sucede si no puede hacer los pagos de la hipoteca?

Pague siempre puntualmente su hipoteca. Si no puede, llame inmediatamente a su prestamista.


Incluso los prestatarios más fiables a veces faltan en hacer algunos pagos en su fecha de vencimiento. Una crisis inesperada (larga enfermedad, pérdida del trabajo, disolución del matrimonio, etc.) puede impactar negativamente su capacidad de pagar. No se deje intimidar ni se avergüence de llamar a su prestamista. Es esencial que usted los llame, ya que ellos quieren ayudarle y solamente pueden hacerlo si usted se pone en contacto con ellos. (Llame a la compañía a la que envía actualmente el pago de su préstamo, no a la compañía que originó el préstamo). Generalmente, el último recurso para el prestamista y para el cliente es la ejecución hipotecaria, que tendrá consecuencias negativas muy serias para usted y para su crédito. Como resultado de una ejecución hipotecaria, el prestamista pasa a ser el propietario de su casa y usted deberá mudarse. Es posible que el prestamista también le reclame judicialmente por el dinero que usted aún debe en su hipoteca. Para evitar esto, lo mejor es llamar a su prestamista tan pronto como tenga problemas para pagar la hipoteca.
Tomar medidas inmediatas para salvar su casa - 1. Póngase en contacto con su prestamista 2. Póngase en contacto con una agencia asesora en vivienda 3. Negociar una solución. Si tiene una crisis inesperada, tome medidas de inmediato. Los prestamistas tienen más opciones cuando usted llama apenas se da cuenta de que puede haber un problema. Llame a su prestamista y a una agencia asesora en vivienda y colabore plenamente con ellos.
Evite a las compañías que le cobran un cargo alto por adelantado y afirman poderle ayudar a evitar la ejecución hipotecaria. ¡Podrían ser estafas!
Para ver medidas específicas que puede tomar para evitar la ejecución hipotecaria, haga clic en el botón Siguiente.
Hágase cargo de la inversión en su vivienda ¿Qué sucede si no puede hacer los pagos de la hipoteca? Medidas para evitar la ejecución hipotecaria